miércoles, 20 de julio de 2016

miércoles, 15 de junio de 2016

De finales, notas medias, tacones y preocuPAUciones

Y un día miras el calendario y piensas 'Anda, pero si ya está'. Es lo que tiene el tiempo: que pasa. Para bien y para mal, pasa.

Soy una hipócrita. No es una opinión, ni una sentencia dicha en un momento de angustia espiritual, ni mucho menos una confesión tormentosa, sino una apreciación objetiva. Hace aproximadamente dos horas he colgado un cartel de 'Cerrado por obras' en mi calvario y he instado a mi mente a creerse su propio engaño. Engaño porque me he dignado a colgar el cartel el mismo día que terminaba mi suplicio. Parece que al final, bloqueos y ataques de ansiedad aparte —tal vez infructuosos intentos de mi subconsciente cobarde de oponerse a ejercer su "libertad" de autómata—, soy un borreguito obediente más que bala al son de la (des)armonía común. Balidos desquiciados, aros que invitan al paso, principios débiles, suc(h)u(n)m(d)bimientos ante nuestro (¿mal?)querido sistema mediocre... Parafraseando a otra "esnob antisistema" como yo: «La vida en general puede seguir siendo negativa aún sumándole las específicas».

El mundo a lo hecho pecho, y yo, por más que busco, solo despecho. Generaciones enteras reducidas a una nota media con patas, eso sí, si eres mujer, más te vale meter las patas en tacones: 'Si te pones otra cosa vas a llamar la atención', y claro, tampoco queremos eso, ¿no? Así que nada, foto a los orlados, dos besos, un biensonante 'enhorabuena' y hala, a la divina borrachera. O no. Algunos preferimos el jazz.

Y es entonces cuando empieza la auténtica viacrucis, libre ya de los tacones, ¡menos mal! Menos, pero solo un poco. Enclaustramiento voluntario —la vena misántropo-ermitaña brincando de alegría— y a esnifar líneas numéricas, letréricas, eutrapélicas. Y una vez serigrafiado el cerebro y sin tocarlo por si acaso se nos descentra —aunque desde el centro no se vea el centro—, litro y medio de café en vena, simulación 'confianza en uno mismo' activada y a por todas. "A por todas". Hay tensión en el rictus, pero no la suficiente como para que pregunten. Sobre todo que no pregunten. Curiosas vistas a. de P. y d. de P.: filas interminables de dóciles droides. ¿Así cómo no va a sentirse uno parte de algo? Dulce y confortable sensación; truculento y adulterado placebo. Hasta aquí puedo contar: lo que pasa en el aula se queda en el aula.

Y hoy, oh, eternamente agradecida, nos permiten quitarnos la venda de los ojos. Ahora enorgullécete o reniega de ti, porque o has aprendido bien el braille, o 'ya le llamaremos'. ¿Que qué hay de mí? Por favor, orgullosísima: 'sí quiero' al sistema y, """afortunadamente""", recíproco. Ahora a curar la luxación de mis principios y a leer para olvidar.

Más me valdría dedicarme a la fotografía... 

domingo, 24 de abril de 2016

«Toska»

“Ninguna palabra del inglés traduce todas las facetas de toska. En su sentido más profundo y doloroso, es una sensación de gran angustia espiritual, a menudo sin una causa específica. En el aspecto menos mórbido es un dolor sordo del alma, un anhelo sin nada que nada haya que anhelar, una añoranza enferma, una vaga inquietud, agonía mental, ansias. En algunos casos podría ser el deseo por algo o por alguien en particular, la nostalgia, una pena de amor. En su nivel más bajo, se reduce al hastío, al aburrimiento” —Vladimir Nabokov

domingo, 3 de abril de 2016

Maniqueo

A veces mi subconsciente juega conmigo al maniqueo sin pedir permiso. Sucede así que un día abro los ojos y no soy capaz sino de mirar a la humanidad con desdén y decepción, y al siguiente me despierto sintiéndome infinitamente agradecida por pertenecer al maravilloso colectivo humano. Es como si los númenes que pueblan mis sueños lanzasen una moneda al aire onírico cada mañana, y en función de si sale cara o cruz, enredaran en mis hilos un agrio sabor misántropo o los trenzasen con cadenciosa filantropía. La mía, sin embargo, es una condena excitante, un dilema intrigante y perpetuo; la a veces prometedora, a veces tediosa incertidumbre de mi devenir más inmediato, y es que mi metafísica no la trunca ni la excedencia indefinida que parecen haberse cogido mis musas.

jueves, 24 de marzo de 2016

#WHYDEMOCRACY

Últimamente todos los caminos llevan a la Moncloa. La saturación de politiqueo que llevo encima me hace sentir náuseas cada vez que veo a alguno de esos guiñoles narcisistas por televisión. Si es que incluso los programas de debate empiezan a funcionar como partidos de fútbol con árbitros incompetentes, disputándose el balón entre todos los equipos, que se pelean por ganar aún si es a costa de tirar abajo el estadio entero. En realidad no sé de qué me sorprendo, ¿qué hay más español que el fútbol? Pero no perdamos las referencias: el fútbol no es política.




Puede estarse menos o más de acuerdo con lo dicho en estos vídeos. De lo que no cabe duda es de que invitan a pensar, y en los tiempos que corren, cualquier pretexto para darle al coco es bueno. Apagad la televisión, desechad las opiniones ajenas, desintoxicaos de politiqueos, creed en vuestras propias ideas.