domingo, 22 de febrero de 2015

Mirabilia, Milena Nonó & Conrad Roset

«Quien sabe contemplar una gota de agua y no pensar en una lágrima, sino en la risa de alguien, está preparado para que Mirabilia llore sobre sus sueños.» 

Muchas gracias a la editorial La Galera por el ejemplar
FICHA TÉCNICA:
Título: Mirabilia
Autor/a: Milena Nonó
Ilustrador/a: Conrad Roset
Género: álbum ilustrado; fantasía
Saga: autoconclusivo
Editorial: Bridge (La Galera)
Páginas: 96
Año de Publicación: 2014

SINOPSIS:
¿Quién pone las gotas de rocío sobre las flores antes de que salga el sol?
¿Quién nos visita por la noche y nos cierra los párpados cuando tenemos sueño?

Mirabilia es en realidad una enciclopedia. El libro de los pequeños personajes mágicos que nadie ha visto jamás pero que hacen posibles las pequeñas emociones y acciones cotidianas, escrito a partir de los apuntes de Milena Nonó y los cuadernos del Doctor Phantasticus.

Con delicadas y maravillosas ilustraciones de Conrad Roset, y un texto de gran sensibilidad poética escrito por la misteriosa Milena Nonó. ¡Y una lámina de regalo!
El obsequio perfecto para los amantes de Rebecca Dautremer y Benjamin Lacombe.

OPINIÓN PERSONAL:
La línea que separa los álbumes ilustrados de los libros con dibujos es, si no fina, peculiar. Mientras que en éstos últimos las pinturas no son más que un valor añadido, los primeros conforman una dualidad en sí mismos, compuesta por el ilustrador y el literato a partes iguales, cuya armonía debería ser palpable en cada una de las páginas de la obra. La ausencia de dicha armonía puede llegar incluso a limitar el cometido de unas vehementes láminas a ilustrar la vanguardista prisión de un libro garabateado por versos insulsos o, por el contrario, propiciar que éstos, al lado de un puñado de dibujos poco llamativos, terminen siendo no más que su epitafio triste.

Probablemente el adjetivo que mejor describa la esencia de Mirabilia sea "insólito", no obstante su dualidad se ve claramente descompensada debido a la situación indeterminada de la pluma de Nonó en algún punto entre la originalidad y la incoherencia, pues pese a que la disparidad de pasajes de la obra es una de sus características más interesantes y atrayentes, lo disparatado de algunos de éstos puede quizá hacer retroceder al lector por temor a haberse perdido o bien alguna escena previa, o bien un glosario de conceptos donde contrastar el significado de los empleados por la autora. De igual modo, el hecho de que haga referencia a sí misma dentro de los relatos, sirviéndose para ello de frases que contribuyen a divinizar de alguna manera su persona, concede cierto matiz pedante a sus palabras, dando forma a un tipo de poesía algo pretenciosa. Sin embargo, una vez dicho esto, sería deshonesto no admitir que desde que uno se acostumbra al estilo de la autora, las ideas expresadas por sus líneas encandilan muy positivamente, y es que hay que tener una gran imaginación para dar vida a tal variedad de lugares y personalidades, por no hablar de las inusitadas y sinestésicas palabras que emplea en las descripciones de éstos.

Sin duda alguna, el toque de distinción de esta obra es fruto de las pinturas de Roset, cuyas acuarelas, óleos y plumillas, lejos de transmitir mera belleza, dan forma a las palabras de Milena Nonó y las convierten en complejas emociones capaces de contagiar de lleno a todo el que pasee su mirada por las páginas de Mirabilia. Sin sus láminas ilustrativas sería imposible entender cada uno de los seres contenidos en esta enciclopedia de personajillos desconocidos como facetas de la vida misma que habitan en nosotros y que a menudo pasan desapercibidas. En Mirabilia, no obstante, su sutileza se ve capturada en imágenes y expresada en palabras que abren al lector una ventana al universo vaporoso de las  pequeñeces cotidianas, invisibles para tantos. ¿Qué pasa? ¿Es que tú tampoco las ves? No te preocupes, no es grave, tan solo cierra los ojos y mira, imagina. ¿Ya has entendido qué es Mirabilia? Mirabilia eres tú.

Sugerente, emotivo y, sobre todo, diferente. Para aquellas almas sensibles y faltas de un poco de magia que les recuerde lo sencillo que es atreverse a soñar despiertos, Mirabilia es el libro adecuado.

PUNTUACIÓN:

Muy bueno

10 comentarios:

  1. Hola^^
    Ay, ya solo por la preciosa edición que tiene me muero de ganas de tenerlo. Además, parece ser un libro único y diferente así que con más razón lo quiero.
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es precioso. ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Me he enamorado, la verdad es que el libro me llama muchísimo porque tiene pinta de ser precioso, a ver si puedo leerlo pronto.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda uno de los álbumes más originales que he leído en mucho tiempo. Seguro que te gusta. ¡Gracias por tu tiempo!

      Eliminar
  3. Un libro precioso... Ya está en mi wishlist... A ver si hay suerte ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá puedas leerlo y te guste :'). ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  4. Hola:D Estoy deseando tener este libro en mis manos. Todo el mundo dice que es muy bonito :3 Un besin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Espero que puedas disfrutarlo muy pronto!! ¡Gracias por leerme!

      Eliminar
  5. Hola!
    Qué ganas de hacerme con este libro...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy, muy bonito. Seguro que te gusta. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar

Mi tiempo es cada vez más escaso. En ocasiones siento que, en lugar de pasar normalmente, me pasa por encima. Y claro, si le añadimos el hecho de que no tengo el placer de disponer de un inquieto conejo blanco que se encargue de mi puntualidad, la situación se agrava. No obstante, que no siempre tenga ocasión de responder a todos los comentarios, no significa que no los lea y aprecie. Agradezco infinitamente que haya personas que, como si leerme fuese poco, dediquen parte de su tiempo, aunque sea una porción pequeña, a comentar sobre mi contenido. Puede que ellos sean de esos pocos privilegiados a los que el Maestro Hora ha desvelado sus secretos. Yo, por mi parte, tendré que seguir buscando a mi conejo blanco. Cuando lo encuentre, tened por seguro que aquí estaré, puntualmente. Al menos hasta que vuelva a escaparse...