lunes, 26 de enero de 2015

El guardián entre el centeno, citas

“Quizá nuestras citas favoritas digan más de nosotros mismos
que de las personas a las que citamos.”

El guardián entre el centeno, por J.D. Salinger


“Este tipo de caída a la que creo que te diriges es de un tipo muy especial, terrible. Al que cae no se le permite ni oír ni sentir que ha llegado al fondo. Sólo sigue cayendo y cayendo.”

“Me paso la vida diciendo «encantado de haberte conocido» a personas que no me encanta nada conocer. Pero si quieres seguir vivo, tienes que decir esas cosas.”

“Si quieren saber la verdad, no me gustan mucho las obras de teatro. No están tan mal como las películas, pero tampoco son como para volverse loco. Para empezar, me revientan los actores. Nunca actúan como la gente. Aunque ellos creen que sí. Algunos buenos lo hacen, un poco, pero no de una manera que te divierta verlo. Y si un actor es realmente bueno, se le nota que sabe que es bueno y eso lo estropea todo.”

“La vida es una partida, muchacho. La vida es una partida que uno juega de acuerdo con las reglas.

“De partida, un cuerno. Menuda partida. Si te toca en el lado de los peces gordos, desde luego es una partida, lo reconozco. Pero como te toque en el otro lado, donde no hay ningún pez gordo, ¿qué tiene eso de partida? Nada. De partida, nada.”

“Era uno de esos tíos que consideran una mariconada no partirte cuarenta dedos cuando te dan la mano.”

“Después me imaginé a toda la panda dejándome en un maldito cementerio con mi nombre escrito en una lápida y todo eso. Rodeado de tíos muertos. Jo, buena te la hacen cuando te mueres. Espero que cuando me muera alguien tenga sentido común suficiente como para tirarme al río o algo así. Cualquier cosa menos meterme en un maldito cementerio. Eso de que venga la gente los domingos a ponerte ramos de flores en el estómago y todo ese rollo. ¿Quién quiere flores cuando ya se ha muerto? Nadie.

“Si realmente les interesa lo que voy a contarles, probablemente lo primero que querrán saber es dónde nací, y lo asquerosa que fue mi infancia, y qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y todas esas gilipolleces estilo David Copperfield, pero si quieren saber la verdad no tengo ganas de hablar de eso.”

“Llevé el vestido al armario y se lo colgué. Tuvo gracia. Cuando lo colgué me puse un poco triste. Me la imaginé yendo a la tienda y comprándose el vestido sin que nadie supiese que era prostituta ni nada.”

“Me gusta mucho tomar el pelo a una chica cuando se presenta la oportunidad, pero es una cosa curiosa. A las que más me gustan, nunca me apetece mucho tomarles el pelo. A veces me parece que a ellas les gustaría que les tomase el pelo —de hecho sé que les gustaría—, pero es difícil empezar una vez que las conoces desde hace mucho tiempo y nunca les has tomado el pelo.”

“Los que de verdad me vuelven loco son esos libros que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera amigo tuyo y pudieras llamarle por teléfono cuando quisieras.”

“Verás que no eres el primero a quien la conducta humana ha confundido, asustado y hasta asqueado. Te alegrará y te estimulará saber que no estás solo en ese sentido. Son muchos los hombres que han sufrido moral ni espiritualmente del mismo modo que tú ahora. Felizmente, algunos de ellos han dejado constancia de su sufrimiento. Y de ellos aprenderás si lo deseas. Del mismo modo que alguien aprenderá algún día de ti si tienes algo que ofrecer. Se trata de un hermoso acuerdo de reciprocidad. No se trata de educación. Es historia. Es poesía.”


“Hay personas a las que no se debe tomar el pelo, aunque se lo merezcan.”

“La mayoría de las chicas a las que les coges la mano dejan la mano como muerta o creen que tienen que moverla todo el rato porque piensan que si no vas a aburrirte todo el rato o algo así.”

“Pensaba que era muy inteligente. Lo pensaba porque sabía mucho sobre teatro, y sobre obras de teatro, y sobre literatura y todo eso. Si alguien sabe mucho de esas cosas tardas bastante tiempo en descubrir si realmente es estúpido o no.”

“Los católicos siempre están intentando saber si tú también eres católico.”

“Bajé por una escalera diferente y vi otro «Que te jodan» en la pared. Quise borrarlo con la mano también, pero este lo habían grabado con una navaja o algo así. No había forma de quitarlo. De todos modos, es inútil. Aunque se dedicara uno a eso un millón de años, nunca podría borrar ni la mitad de todos los «Que te jodan» del mundo. Es imposible.”

“Eso es lo malo. Que no hay forma de dar con un sitio bonito y tranquilo porque no existe. Puedes creer que existe, pero una vez que llegas allí, cuando no estás mirando, alguien se cuela y escribe «Que te jodan» delante de tus narices. Prueben y verán. Creo que si algún día me muero y me meten en un cementerio y me ponen encima una lápida que diga 'Holden Caulfield' y el año en que nací y el año de mi muerte, debajo alguien escribirá «Que te jodan». De hecho estoy convencido.”

“Montones de veces no sabes qué es lo que te interesa más hasta que empiezas a hablar de algo que no es lo que más te interesa.”

“Lo malo de las chicas es que si un tío les gusta, por muy mala persona que sea te dirán que tiene complejo de inferioridad, y si no les gusta, ya puede ser buen chico o tener un complejo de inferioridad tremendo, que dirán que es un creído.”

“Si haces algo demasiado bien, o te andas con cuidado, o con el tiempo empiezas a querer lucirte y entonces ya no eres tan bueno.”

“No cuenten nunca nada a nadie. En el momento en que uno cuenta cualquier cosa, empieza a echar de menos a todo el mundo.”

18 comentarios:

  1. Hola ^-^
    Oh, son citas muy bonitas, y muy significativas.
    Me han gustado mucho.
    Un abrazo,
    ->Meri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que son de dos libros muy buenos así que, ¿qué otra cosa cabía esperar?
      ¡Gracias por leerme!

      Eliminar
  2. Leí El guardián entre el centeno el año pasado y es un libro que me encantó, está cargado de citas muy ineteresantes.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es condenadamente bueno. Me alegro de que te gustase a ti también.
      ¡Gracias por tu tiempo!

      Eliminar
  3. ¡Cuantas citas! No he leído ninguno de los libros, pero las citas son muy *-* y ciertas!
    ¡Besos! <3

    ResponderEliminar
  4. Leí El guardián entre el centeno hace años en clase y creo que es uno de los pocos libros que me gustó jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah.... Las lecturas obligatorias... Reconozco que son un auténtico peñazo, no porque no me gusten los libros que leemos, sino porque me pongo en la piel de los compañeros a los que no les gusta leer y me imagino lo insufrible que tiene que resultarles. ¡Al final consiguen que aborrezcan la lectura!
      Sea como sea, muchas gracias por leerme ^^.

      Eliminar
  5. Buah yo soy una fanática de las citas, no hay semana en que no ponga una en el twitter, facebook o esatdo de wassap. Creo que son pocas frases que dicen muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Sí!! A mí también me gustan un mogollón. Mis libros están llenos de post-its x)
      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  6. ¡Hola! El primero no me sonaba pero me lo miraré porque por las citas tiene buena pinta. "El guardián entre el centeno" lo leí para clase de castellano y es de las pocas lecturas obligatorias que me gustaron. De hecho disfruté un montón y creo que hasta se colaría fácilmente en mi ránking de libros favoritos.
    Un beso y gracias por las citas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti por leerme. El guardián entre el centeno es un gran libro y es una pena que los adolescentes a veces le cojan manía por las lecturas obligatorias de instituto. Me alegro mucho de que a ti te gustase :)

      Eliminar
  7. Gracias por las citas de El guardián entre el centeno. Había algunas que no tenía recopiladas.
    ¿Has leído 'Algún día este dolor te será útil', de Peter Cameron? Para mi es como El guardián entre el centeno de ahora... Me gustó mucho, si no lo has leído te lo recomiendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había oído hablar de él, pero me lo apunto en seguida. Muchas, muchas gracias por leerme, comentar y por la recomendación, por supuesto ^^.

      Eliminar
  8. ¡Hola! Unas citas bastante buenas, aunque no he leído los libros. Me impresiona que recopiles tantas, porque yo soy incapaz de dejar de leer un momento para apuntar siquiera cosas que me gustan, así que me parece increíble que le prestes tanta atención al detalle.

    También escribo para avisarte de que te he nominado a un par de premios (me los dieron a la vez y los he juntado).

    http://contintadelimon.blogspot.com.es/2015/01/one-lovely-blog-award-2-y-liebster.html

    Saludos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchas gracias. La verdad es que antes no solía fijarme en esas cosas, pero hace algún tiempo decidí que era una pena no conservar en algún sitio las citas que más me llamaran la atención y comencé a leer siempre con post-its a mano. Hay que estar algo más atenta, pero el resultado es guay, la verdad.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  9. ¡Hola! Las citas de El guardián entre el centeno me han gustado mucho. Además, ahora que me lo voy a leer, me anima más a empezarlo.
    ^ ^
    Un beso y me quedo por aquí

    ResponderEliminar

Mi tiempo es cada vez más escaso. En ocasiones siento que, en lugar de pasar normalmente, me pasa por encima. Y claro, si le añadimos el hecho de que no tengo el placer de disponer de un inquieto conejo blanco que se encargue de mi puntualidad, la situación se agrava. No obstante, que no siempre tenga ocasión de responder a todos los comentarios, no significa que no los lea y aprecie. Agradezco infinitamente que haya personas que, como si leerme fuese poco, dediquen parte de su tiempo, aunque sea una porción pequeña, a comentar sobre mi contenido. Puede que ellos sean de esos pocos privilegiados a los que el Maestro Hora ha desvelado sus secretos. Yo, por mi parte, tendré que seguir buscando a mi conejo blanco. Cuando lo encuentre, tened por seguro que aquí estaré, puntualmente. Al menos hasta que vuelva a escaparse...